Viognier: Características y Maridaje

Uno de los cepajes del momento, una variedad no tradicional en Argentina.

Si bien es uno de los cepajes del momento, el Viognier conserva su impronta de ser una variedad no tradicional en la Argentina. Así y todo, en los últimos años los ejemplares nacionales de estos blancos singulares sedujeron a todos los amantes del vino por su excelente calidad y su carácter particular. 

¿Qué es el Viognier?

La cepa Viognier es una variedad de uva blanca proveniente de Condrieu, una pequeña comuna del norte del Valle del Ródano, en Francia. 

Actualmente, este cepaje se cosecha en distintos terruños europeos y del Nuevo Mundo vitivinícola. Sin embargo, es una variedad difícil de cultivar, ya que es muy propensa a las enfermedades que afectan a las vides, lo que disminuye notablemente su rendimiento. Sus plantas de hojas medianas y frutos pequeños, de color amarillo intenso, son muy aptas para sobrevivir a las sequías. 

Por su carácter, expresión y unicidad, en los últimos años sus ejemplares cobraron gran relevancia en nuestro país. 

Características y notas de cata de un Viognier

  • Los vinos Viognier son de un inconfundible color amarillo con reflejos dorados. 

  • Sus aromas delicados recuerdan a flores como la magnolia y a frutas dulces como el damasco y el melón. 

  • En boca tiene buen volumen frutal y sutiles notas a miel, sumadas a un cuerpo untuoso y cierta estructura.

  • Los Viognier son potentes, maduros, con baja acidez y mucha personalidad.

  • Desde siempre se impusieron como blancos generosos, voluptuosos y bien estructurados.

Maridajes recomendados para tomar un Viognier

Con respecto a los acuerdos y maridajes, este blanco es un gran compañero de la cocina mediterránea a base de pescados y mariscos. Al igual que el Torrontés, también combina muy bien con platos de impronta asiática, los sabores picantes de la cocina thai y preparaciones vegetarianas. 

Por último, para el momento dulce el Viognier marida muy bien con postres a base de frutas frescas de dulzura moderada.

Historia y origen del Viognier

Según cuenta la historia, el emperador romano Marco Aurelio Probo introdujo vides de Viognier en la región francesa de Condrieu desde Dalmacia (actualmente Croacia) para reparar el daño causado previamente por el emperador Tito Flavio Vespasiano. 

Aparentemente, Vespasiano había destruido los viñedos de la zona en represalia hacia el pueblo, ya que creía que sus habitantes se habían revelado contra él debido al excesivo consumo de vino en lugar de atribuirlo a sus medidas políticas y financieras. 

Desde Condrieu, que hoy es una Apelación de Origen Controlado (AOC), la variedad se extendió hacia otras regiones vecinas –como la prestigiosa Chateau Grillet- hasta convertirse en un cepaje típico del Valle del Ródano.

Recomendaciones a la hora de comprar un vino Viognier

  • Los Viognier argentinos son vinos para beber jóvenes, durante sus dos o tres primeros años de vida, para poder apreciar las notas frutales y florales en todo su esplendor. Por lo tanto, es siempre la mejor opción elegir la última añada disponible de sus etiquetas.

  • Para probar un auténtico ejemplar de esta variedad recomendamos nuestra etiqueta Famiglia Bianchi Viognier. De color amarillo intenso, este vino impacta a los ojos con sus reflejos verde-limón. Seductor, con aromas florales y frutales, se destaca por sus notas a jazmín y durazno blanco. Es un vino fresco, de gran carácter varietal que se amalgama perfectamente con sus notas minerales. Tan intensa en su expresión floral y frutal que su leve paso por roble queda apenas perceptible, logrando así un equilibrio perfecto. En boca es potente, con una acidez refrescante y muy buen cuerpo, perfecto para acompañar un sinfín de situaciones.