Mi Carrito

Dieta Mediterránea: ¿Qué es y en Qué Consiste?

Publicado por en

Entre los distintos estilos de alimentación que existen alrededor del mundo, la dieta mediterránea es especialmente reconocida por ser considerada una valiosa herencia cultural que representa mucho más que un conjunto de pautas nutricionales ricas y saludables para el cuerpo humano.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

Se trata de una serie de hábitos alimentarios propios de los pueblos de la cuenca del Mediterráneo; especialmente España, Grecia, Malta, el sur de Francia y el de Italia. 

En el año 2010, esta dieta fue declarada por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por ser un ejemplo de alimentación equilibrada y saludable a la que se atribuyen propiedades beneficiosas para la salud y la prevención de distintas enfermedades.

¿Qué alimentos forman la dieta mediterránea?

  • Platos a base de vegetales, con pequeñas cantidades de pollo y carne vacuna.
  • Granos enteros, frutas y verduras frescas, frutos secos y legumbres.
  • Alimentos con alto contenido de fibra, como lentejas, arvejas secas, garbanzos, almendras, pistachos y semillas de girasol.
  • Pescados y frutos de mar ricos en Omega 3, como salmón, atún, camarones y ostras.
  • El aceite de oliva, la principal materia grasa empleada para cocinar los alimentos.
  • El vino, siempre y cuando su consumo sea moderado y responsable. 

¿Por qué es tan importante el aceite de oliva?

El aceite de oliva es la fuente principal de grasas de la dieta mediterránea. Además de su capacidad para realzar el sabor de las comidas, este producto presenta otra propiedad muy importante que fomenta su consumo: es sumamente sano. 

Al ser un extracto de fruta natural, el valor calórico de este aceite es de 9 calorías por gramo, la misma proporción que contiene cualquier otra grasa animal o vegetal. Si bien suelen ser consideradas negativas, las grasas no sólo vuelven a las comidas más gustosas, sino que son nutrientes indispensables para el crecimiento y el buen funcionamiento del organismo humano. Incluso algunas vitaminas, como por ejemplo A, D, E y K, que son solubles únicamente en grasas, dependen de los lípidos para ser absorbidas por nuestro cuerpo.

Beneficios de esta dieta

En la comunidad científica, el interés por la dieta mediterránea surgió durante la década de 1950 en los Estados Unidos, cuando el profesor Ancel Keys de la Universidad de Minnesota descubrió que el porcentaje de enfermedades cardiovasculares registrado en la región del Mediterráneo era muy baja, y que la esperanza de vida era considerablemente alta. A raíz de esto, se dedicó a analizar la alimentación de estas poblaciones a través de una serie de investigaciones conocidas como “el estudio de los siete países” que proporcionaron evidencias de las ventajas de la dieta mediterránea sobre la salud humana.

El gran diferencial de este estilo de alimentación es el uso de aceite de oliva como principal fuente de grasas. Por la cantidad de ácido oleico que contiene, el aceite de oliva virgen se considera una grasa muy beneficiosa, ya que elimina el llamado “colesterol malo”, destapando las arterias y reduciendo así los riesgos de trombosis e infartos.

Otros beneficios del aceite de oliva

  • En lo que respecta al aparato circulatorio, previene la arteriosclerosis y sus consecuentes riesgos.
  • En el aparato digestivo produce una mejora en el funcionamiento del estómago y del páncreas.
  • En la piel posee un efecto protector y vigorizante.
  • En el sistema endocrino ayuda a mejorar las funciones metabólicas.
  • En el sistema óseo estimula el crecimiento y fomenta la absorción del calcio.

¿Cómo influye el vino en la dieta mediterránea?

Para las sociedades que pueblan la Cuenca del Mediterráneo, los alimentos son algo más que portadores de nutrientes, simbolizan su cultura, su “lugar en el mundo”. 

En esta región, hay tres cultivos que sustentan la vida humana y que son la base de la dieta mediterránea: el trigo, la viña y el olivo. El primero es la base de múltiples recetas, principalmente del pan, un alimento insustituible para las civilizaciones mediterráneas. De las viñas, tan características en los paisajes de la región, se obtiene el vino y las uvas, que también son grandes protagonistas de las mesas. Con respecto al olivo, en estas tierras hay ejemplares milenarios a partir de los cuales se origina el aceite que realza el sabor de los platos típicos.

El vino es, entonces, uno de los tres alimentos más importantes de la mesa mediterránea. 

¿Qué tienen en común el vino y el aceite de oliva?

  • Los frutos a partir de los que se elaboran solo se cultivan en determinadas latitudes y temperaturas (que generalmente coinciden). 
  • Son productos genuinos que realzan el sabor de los platos y cumplen un papel fundamental en la alta gastronomía a nivel internacional. 
  • En ambos alimentos la influencia del terruño es fundamental; hoy en día, el valor agregado que les aporta la impronta de la tierra donde se originan es sinónimo de la más alta calidad. 
  • Ambos fueron sumando a lo largo de su historia variedades muy diferentes entre sí, con sabores particulares que permiten combinaciones, cortes y blends. 

¿Cómo es el aceite de oliva Famiglia Bianchi?

El aceite de oliva extra-virgen de Bodegas Bianchi es un blend proveniente de olivares propios de la familia implantados junto a los viñedos de la finca de San Rafael. 

  • Vista: Amarillo con tonalidades verdosas.
  • Nariz: Se destacan las notas de manzana verde y hierbas frescas, debido a la cosecha temprana de las aceitunas.
  • Boca: Presenta estructura y un amargo medio, es un aceite fresco, delicado y elegante en el paladar.

Publicación más antigua


1 comentario


  • Excelentes productos.
    Felicitaciones sigan siempre con la misma calidad

    Daniel en

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados