Mi Carrito

Vinos Rosados: Todo lo que Necesitás Saber

Publicado por en

Vinos rosados

La primavera es, sin dudas, la temporada de los vinos rosados. Estos ejemplares cobran protagonismo con las altas temperaturas porque son muy particulares: son suaves y delicados como los blancos pero tienen más cuerpo que éstos. Además, son fluidos y ágiles en el paladar, su principal característica es la fruta, son fáciles de disfrutar en cualquier ocasión y acompañan muy bien los platos de estación.

¿Qué son los vinos rosados?

Los vinos rosados son nada más y nada menos que tintos con poca maceración. Los tintos tienen esa tonalidad entre roja y violeta porque se maceran los hollejos de las uvas tintas, que contienen el colorante, junto con el jugo de las mismas. Ahora bien, si la maceración dura sólo un día, el color del jugo será apenas tenue y el resultado, lógicamente, un vino rosado. 

Por este motivo, muchas bodegas usan en sus etiquetas la expresión "vino de una sola noche", que no alude a una relación amorosa efímera, sino al tiempo que han pasado macerándose las pieles para su elaboración.

¿Qué tipos de vinos rosados se pueden comprar?

Históricamente, el rosado europeo era un vino seco bastante delicado, pero después de la Segunda Guerra Mundial se pusieron de moda los rosados dulzones para el consumo masivo. En la actualidad, las bodegas parecen estar retornando a su estilo inicial, sobre todo en Francia, donde estos ejemplares incluso han superado en ventas a los blancos. 

Mientras los rosados del Viejo Mundo hoy tienden a ser secos, los del Nuevo Mundo son más bien dulces, con las etiquetas de California encabezando esta tendencia. Sin embargo, en la actualidad los bodegueros y enólogos argentinos también se están inclinando por elaborar ejemplares más delicados y elegantes. 

Características de los vinos rosados

En general, los rosados despliegan un amplio abanico de aromas con un toque frutal y notas florales no tan marcadas. En el paladar son suaves, frescos y de cuerpo medio.

Famiglia Bianchi Rosé Blend es un vino de color rosa muy atractivo y seductor, con tonalidades salmón que recuerdan a los rosados de la Provence. Es un vino intenso, de aromas frescos, con algunas notas cítricas y minerales perfectamente equilibradas con toques de frutos rojos, frambuesas y grosellas. Es delicado en boca, con una acidez refrescante, dejos florales en el paladar y una leve dulzura que invita a disfrutarlo en esta primavera.

¿Con qué marida bien un vino rosado argentino?

Cuando se elige el maridaje perfecto para un rosado hay que tener en cuenta que el vino siempre debe realzar el sabor del plato. El pescado, contrariamente a lo que se suele pensar, no requiere necesariamente un vino blanco; sino que el sushi y el salmón grillado bien pueden disfrutarse con un rosado. Además, estos ejemplares también combinan con preparaciones a base de jamón y otros platos elaborados con cerdo.

En el caso de las pastas, si son rellenas de mozzarella y servidas con orégano y aceite de oliva, armonizan muy bien con un rosado intenso, que pronuncie sus sabores y aromas; mientras que si es una pasta fresca al huevo, con salsa cremosa, un rosado seco será la mejor opción. Asimismo, los postres con frutas y cremas son ideales para acompañar con rosados dulces.

Otra curiosidad de estos vinos es que también se saben adaptar a los sabores salados de las anchoas, las carnes curadas, las aceitunas y los tapeos a base de productos marinos.

El rosado es, entonces, el vino perfecto para disfrutar durante un brunch de fin de semana, ya que armonizan tanto con la pastelería dulce como con los bocados salados. 

Algunos tips sobre los vinos rosados

  • Un vino rosado es la opción perfecta cuando un tinto parece demasiado pesado y un blanco demasiado ligero. Además, es ideal para beber como aperitivo. 
  • En un restaurante, si algunos comensales ordenan pescado y otros eligen platos con carne, lo mejor también será optar por un vino rosado.
  • Estos vinos aportan color y originalidad a un brindis y son ideales para introducir a un amigo o familiar en el mundo del vino.
  • Los rosados no son aconsejables para la guarda, dado que sufren mucho el paso del tiempo y tienden a perder frescura y vivacidad. La primavera se disfruta aún más acompañada de una copa de un vino joven y fresco.
  • Sus ejemplares se deben servir fríos y mantenerlos en una frapera para que no pierdan su temperatura adecuada, entre 9 y 11 grados. Una vez abierto, puede conservarse hasta cuatro días en la heladera.
  • Son vinos ideales para disfrutar por copa; mejor aún si es al aire libre.

Publicación más antigua Publicación más reciente


0 comentarios


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados