Maridajes para las comidas de Pascuas

El vino es la única bebida capaz de realzar aún más los sabores de las comidas típicas de Pascuas.

Más allá de su importancia religiosa, la Semana Santa es una de las celebraciones familiares más importantes del calendario. Definitivamente, las Pascuas no fueron hechas para comer solo, ya que al igual que sucede en Navidad, los platos en estos festejos son abundantes, rescatan antiguas tradiciones y recuperan los secretos culinarios de las abuelas que se transmiten de generación en generación. 

Como en toda buena mesa, el vino también cumple un papel protagónico en estas fiestas, ya que es la única bebida capaz de realzar aún más los sabores de las comidas típicas de Pascuas. A continuación, algunas ideas para disfrutar de grandes maridajes en la Semana Santa.  

¿Qué características deben tener los vinos para tomar en Pascuas?

Como todos sabemos, en Pascuas no se come carne roja. Por lo tanto, a la hora de pensar en los vinos que formarán parte del menú de la Semana Santa quedan descartados todos los tintos de gran estructura y cuerpo.

Las protagonistas de la mesa en esta fecha tan especial son las recetas con frutos de mar o con rellenos a base de pescados, por lo que hay que poner el foco en los vinos blancos en general y de aquellos con paso por madera en particular. Los pescados grasos y las preparaciones como las empanadas de vigilia o la clásica empanada gallega también son muy bien acompañados por los rosados secos de estilo actual o incluso por algunos tintos jóvenes, ligeros y de cuerpo medio.

Maridajes recomendados para Pascuas

La Semana Santa nos invita a experimentar con los maridajes entre vinos y pescados. A continuación, algunas ideas y consejos para un acuerdo exitoso:

  • Pescados magros y semigrasos: Más allá de su origen (de agua dulce o de agua salada), la gran distinción entre los distintos tipos de pescados está en su contenido graso. A la hora de pensar en acuerdos para los pescados magros y semigrasos, como la merluza, el lenguado, el mero y la trucha, hay que tener en cuenta el acompañamiento o la forma de preparación de estos productos. Así, si se los sirve grillados y con una guarnición liviana –como una ensalada o papas hervidas- lo mejor será optar por un blanco fresco y expresivo como Don Valentín Lacrado Torrontés. En cambio, si se los sirve con salsas contundentes a base de crema es más adecuado optar por un blend blanco con más cuerpo como Famiglia Bianchi White Blend o un Chardonnay con paso por roble como Famiglia Bianchi Chardonnay.

  • Pescados grasos: Por su parte, los pescados más grasos como el atún y el salmón combinan muy bien con un blanco potente, expresivo y con una acidez refrescante que limpia la boca como Famiglia Bianchi Viognier y también con un rosado delicado inspirado en los vinos de La Provenza como Finca Los Primos Rosé Blend

  • Empanadas de vigilia y empanada gallega: Estas dos preparaciones tienen mucho en común: sus rellenos densos y condimentados de atún y caballa, y sus masas de hojaldre y a base de manteca que nunca pasan desapercibidas. Para ambos platos lo mejor es optar por un Chardonnay con crianza en madera, cuerpo y elegancia que no quede opacado por el sabor intenso de estas recetas típicas. El vino ideal, entonces, es María Carmen Chardonnay

  • ¿Es necesario que el vino sea más dulce que los chocolates?

    El vino y el chocolate son grandes compañeros, especialmente durante la sobremesa de Pascuas. Por la versatilidad de ambos alimentos, lo más importante para alcanzar el maridaje perfecto es tener en cuenta ciertas características de cada uno de ellos. Para lograrlo, hay dos reglas fundamentales: 

    • Por un lado, que la dulzura del vino sea igual o mayor que la del chocolate con lo cual se debe tratar de un vino dulce o fortificado.
    • Por el otro, que cuanto más cuerpo tenga el vino más intenso sea el chocolate en cuestión. 

    Así, maridar un tinto dulce con un chocolate amargo de sabor intenso va a resultar en la combinación perfecta, mientras que armonizar ese mismo chocolate con un blanco seco, ácido y de cuerpo suave sin dudas sería un grave error.

    Mejores espumantes para el brindis de Pascuas

    Para el momento del brindis hay otra preparación clásica que acompaña el domingo de la Semana Santa: la rosca de Pascuas. Esta masa dulce, con crema pastelera, higos y cerezas al marrasquino combina muy bien con los espumantes elaborados con las variedades típicas de la Champagne: Chardonnay y Pinot Noir. 

    Así, la mejor opción para dar cierre a la celebración es Famiglia Bianchi Extra Brut, un espumante potente y con muy buen cuerpo elaborado bajo el método tradicional o Champenoise con un leve paso por roble.

    Esperamos que disfruten de estos maridajes en familia o entre amigos durante la próxima Semana Santa ¡Felices Pascuas!