El Verdadero o Falso del vino

Conocé las premisas verdaderas y falsas sobre el mundo del vino

La cultura del vino es tan amplia e interesante que propone a sus aficionados un aprendizaje permanente. Así como hay incontables mitos alrededor del vino, también circula mucha información falsa que es tomada como verdadera y datos certeros que no son lo suficientemente considerados por los amantes de esta bebida.  

A continuación, 10 premisas verdaderas y falsas para continuar aprendiendo sobre el mundo del vino y encontrar respuesta a muchos de los más frecuentes por qué alrededor de los tintos y blancos.

1. Los vinos siempre se deben guardar acostados - VERDADERO

Las botellas de vino con corcho natural siempre deben guardarse acostadas; nunca paradas. Básicamente, porque el líquido tiene que humedecer el corcho para que este no se seque y no se rompa al descorchar el vino. Si son tapa a rosca o con corcho de plástico, se pueden guardar paradas. Para más información sobre la guarda, visitá esta nota con 8 tips para guardar vino en casa

2. El Malbec es argentino - FALSO

La variedad Malbec nos representa en el mundo entero, sin embargo, su origen se encuentra en Cahors, en la región sudoeste de Francia. Esta vid llegó a nuestro país en 1853 de la mano de un agrónomo francés llamado Michel Aimé Pouget, quien la introdujo desde Chile. Con el correr del tiempo, se adaptó maravillosamente a los suelos y climas de los diferentes terruños argentinos.

3. Todos los vinos son apto veganos - FALSO

Por naturaleza, el vino no es más que un jugo de uva fermentado; por lo tanto, es vegano. Sin embargo, lo cierto es que durante la elaboración esta bebida pasa por distintos procesos para eliminar los restos de proteínas, levaduras y otras sustancias en los que se pueden utilizar productos de origen animal. Lógicamente, estos productos no permanecen en el vino, pero para que un alimento se considere vegano, en su producción tampoco se deben involucrar sustancias de origen animal.

4. Existe un orden correcto para servir y degustar los vinos - VERDADERO

A la hora de servir los vinos durante una comida o dirigir una cata, el orden en que se degustan los vinos no es un capricho; por el contrario, es una decisión clave para poder apreciar todos sus atributos. Así, lo mejor siempre será empezar por los vinos jóvenes y frescos para dar paso a aquellos ejemplares más estructurados, con taninos marcados y mucha complejidad. En caso contrario, estos últimos opacarían por completo a las siguientes etiquetas, por eso, la idea es ir siempre in crescendo

5. En un asado, es mejor evitar los vinos blancos - FALSO

Si bien es cierto que los vinos tintos son protagonistas de los asados, los vinos blancos también deberían ser incluidos en este ritual. Los blancos complejos, como los Chardonnay con paso por madera, acompañan muy bien las achuras y chorizos limpiando el paladar de la sensación grasa que dejan estos alimentos. 

6. Un maridaje es correcto cuando hay afinidad entre los sabores de vino y el plato - FALSO

El mundo de la subjetividad es infinito, por lo tanto, no existe una regla única para disfrutar de un acuerdo exitoso entre vinos y comidas. Sin embargo, hay tres grandes tipos de maridajes que sirven como guía para experimentar distintas combinaciones: el maridaje por afinidad (identificar sabores y sensaciones similares para amalgamarlos entre sí), el maridaje por contraste (encontrar el encanto entre los polos opuestos; lo dulce y lo salado, lo cremoso y lo ligero y lo ácido con lo graso), y el maridaje regional (armonizar productos típicos del mismo terruño). 

7.  Los vinos blancos se elaboran con uvas blancas y los tintos con uvas tintas - VERDADERO, PERO…

En líneas generales, esta premisa es verdadera. Si bien es imposible elaborar vinos tintos a partir de uvas blancas, sí se puede hacer vinos blancos con uvas tintas. El mejor ejemplo es el de varios espumantes elaborados a base de uvas Pinot Noir. 

Los tintos tienen esa tonalidad entre roja y violeta porque se maceran los hollejos de las uvas tintas, que contienen el colorante, junto con el jugo de las mismas. Sin embargo, si la maceración con las pieles es corta, también es posible hacer un vino blanco a partir de uvas tintas.

8. Los vinos rosados se elaboran con uvas rosadas - FALSO

En relación con el enunciado anterior, los vinos rosados son nada más y nada menos que tintos con poca maceración. Si la maceración del jugo de uva con los hollejos dura sólo un día, el color del mosto será apenas tenue y el resultado un vino rosado. Por lo tanto, los vinos rosados son elaborados con variedades tintas. 

9. Todos los vinos blancos se deben beber muy fríos - FALSO

La temperatura de servicio es un dato clave a la hora de disfrutar de una copa de vino. Cuanto menor sea la temperatura de un vino, los aromas se desprenden menos, se aquietan los sabores en el paladar, y los taninos y la astringencia se potencian. Por lo tanto, no todos los vinos blancos se beben tan fríos como los ejemplares más frutados y livianos (entre 7 y 9°C). La temperatura sugerida para los de cuerpo medio y cosecha tardía es entre 9 y 10°C, mientras que los de guarda y gran volumen se pueden servir hasta los 11°C. 

10. Los mejores vinos son los que más crianza en barricas tienen - FALSO

Probablemente esta sea la creencia más falsa de las 10 que seleccionamos en este artículo. Por empezar, porque no existen “mejores vinos”, sino vinos de un determinado estilo, vinos que se caracterizan por su alta calidad, o vinos cuya elaboración demanda mucho tiempo a la bodega. 

El intercambio de compuestos entre la madera y el vino le otorga elegancia, redondez (equilibrio, armonía entre sus componentes) y modifica las características que se perciben en la sensación táctil, el sabor y los aromas de la bebida. Sin embargo, la crianza en barricas de roble no determina que un vino sea de la más alta calidad, así como tampoco un vino joven, sin paso por madera, es necesariamente de menor calidad que un vino reserva.